¿Qué es exactamente el trauma del nacimiento?

El nacimiento es una maravillosa transición desde la seguridad del útero al reino terrenal. Naturalmente debería ser dentro de un ambiente seguro y amoroso. La realidad muchas veces es diferente: puede ser hostil cuando personas externas interfieren con la seguridad que siente el bebe en la presencia de la madre y el padre, cuando hay herramientas y máquinas, luces brillantes y un entorno no natural. Agregando a esto cualquier estrés que sienta el bebé por el abandono, las preocupaciones de dinero de los padres, los problemas en las relaciones e incluso el no querer al bebé. Todo esto puede resultar en la resistencia del bebé a nacer en este mundo.

El amor, la seguridad y la protección son las cosas más importantes para el recién nacido, si estas necesidades no se satisfacen, entonces ya habrá problemas en esta encarnación. La forma en que nacemos influye mucho en nuestras vidas, cómo interpretamos el mundo que nos rodea, cómo reaccionamos a las situaciones y las relaciones que tenemos con las personas.

Algunos de los traumas típicos al nacer son; Corte prematuro del cordón umbilical, demasiada luz, separación de la madre, padre no presente al nacer, manejo brusco del recién nacido, cesárea, parto con fórceps, tener el cordón enredado alrededor del cuello, presentación de nalgas, parto prematuro, incubadora, parto inducido, medicamentos , parto prolongado…

Cada uno puede afectar al bebé de varias maneras y manifestarse en la edad adulta en problemas y crisis. Por ejemplo, un bebé que nace con el cordón umbilical alrededor del cuello a veces puede tener tendencias suicidas y sentirse aislado de sus emociones. Una persona que nació con un parto con fórceps a veces puede tener miedo a ser tocada y crear situaciones en las que otros necesitan que la saquen. Otro ejemplo es cuando el nacimiento involucró medicación, más adelante en la vida el adulto puede sentirse sin conexión a tierra e incluso desarrollar adicción a las drogas y al alcohol.

Los recuerdos reprimidos del nacimiento pueden crear patrones de comportamiento y experiencias repetitivas a lo largo de tu vida que te llevan a creer que son reales y que te están sucediendo.

Algunos ejemplos:

  • Te sientes responsable de todo y de todos en tu vida
  • Una sensación de ser incapaz de completar proyectos
  • Sientes que un poder fuera de ti mismo dirige tu vida
  • Las relaciones con los demás te dejan confundido
  • Esperas que otros te ayuden a resolver tus problemas
  • Te sientes adicto a ciertos comportamientos
  • Te resulta difícil adaptarte al cambio
  • La vida es una lucha sin fin por la supervivencia
  • Parece que la vida te pasa- te resulta difícil encontrar el amor.
  • Te sientes vulnerable y asustado

TESTIMONIOS

Ha sido una experiencia espectacular. Sentí que lo importante era vivir, y flotar. Sentí un profundo agradecimiento a mi madre por darme la vida. Me sentí muy afortunada de vivir. Me voy llena de paz.

Durante la terapia sentí emociones provenientes de mis padres en el momento del parto. Por otra parte me sentía como un bebe indefenso, necesitada de amor, sintiéndome reconfortada con la atención de mis compañeras y de Silke. Fue una toma de consciencia de emociones que están presentes en mi vida trayendo luz a mi camino.

Me siento profundamente agradecida. Nunca había experimentado algo parecido. No sabía que se podía sentir tanta paz y amor. Gracias gracias gracias.

Esta experiencia me ha dado la oportunidad de nacer en un mundo tranquilo, sin prisas, sin agobio, sin miedo, con confianza. Me recibieron con amor y sentí dicha, gozo, calma, serenidad y amor. Sentí que mis abuelos me recibían y me mecían en sus brazos, mi madre estaba radiante y mi padre también.

Durante la terapia me pude sentir en una paz absoluta, pocas veces vivida, o nunca. Sentí periodos en los que me costaba respirar, lo que me producía presión en el pecho, pero la respiración se fue equilibrando hasta conseguir absoluto equilibrio en mi cuerpo y respiración. Luego la sensación constante fue de conexión total, un renacer! Ha sido maravilloso.

Durante la terapia sentí emociones provenientes de mis padres en el momento del parto. Por otra parte me sentía como un bebe indefenso, necesitada de amor, sintiéndome reconfortada con la atención de mis compañeras y de Silke. Fue una toma de consciencia de emociones que están presentes en mi vida trayendo luz a mi camino.

Esta experiencia me ha dado la oportunidad de nacer en un mundo tranquilo, sin prisas, sin agobio, sin miedo, con confianza. Me recibieron con amor y sentí dicha, gozo, calma, serenidad y amor. Sentí que mis abuelos me recibían y me mecían en sus brazos, mi madre estaba radiante y mi padre también.

Volver a nacer pero volver a vivir, pero ahora de manera natural como Dios creó esta vida para nosotros. Así me siento ahora. He vuelto a nacer. Ha sido maravilloso, Gracias Gracias Gracias.

Precio: 108€

Inscríbete o pide más información

Nacimiento

Privacidad

15 + 5 =